domingo, 16 de abril de 2017

TOROS.- Las complicadas reses de Núñez del Cuvillo no dieron el juego deseado por Morante, Manzanares y Roca Rey, en la corrida inaugural de la temporada en la Plaza de Toros de Sevilla








Crónica de FERNANDO GELÁN

Lo mejor y lo más grande, sin duda alguna, fue el ambiente que había este Domingo de Resurrección para participar de lleno en la corrida inaugural de la temporada en la Plaza de Toros de Sevilla. 
Ya por la mañana de este Domingo de Pascua, por el Arenal, por todo el Baratillo, la expectación era grande en las horas previas al esperado festejo. Visitas a la Capilla del Baratillo para ver los pasos de la Virgen de la Piedad y de María Santísima de la Caridad en su Soledad y recorrido por todas estas calles que rodean la monumental Maestranza de Sevilla. En estas horas, la Empresa Pagés, que ahora está al mando absoluto de Ramón Valencia, colocó el cartel de “No hay billetes para hoy”. Por tanto, se esperaba un llenazo para vivir desde los  tendidos y las gradas el cartel de lujo formado por Morante de la Puebla, José María Manzanares y Andrés Roca Rey.
Fueron muchos los personajes y autoridades locales, provinciales y nacionales que estuvieron presentes en el coliseo taurino de la ciudad hispalense. Desde la Infanta Doña Elena, con su hija, Victoria Federica --en el palco maestrante--, hasta Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa. Toreros en activo y toreros retirados, artistas, empresarios y ministros del Bobierno de España. María Dolores de Cospedal ocupó plaza en la plaza de toros de Sevilla y Juan Ignacio Zoido siguió desde el burladero el desarrollo de la fiesta. 
Y como es tradición, los aguacilillos, los hermanos Joaquín y Javier Zulueta, recogieron la llave mágica para que toreros y toros comenzaran la lidia correspondiente.

LOS DESEOS DE MORANTE DE LA PUEBLA
Los toros de Núñez del Cuvillo, con buena presencia pero de juego muy desigual, decepcionaron. Se esperaba más. Morante de la Puebla realizó a su primero unos templados lances a la verónica con la capa. El toro escarba y huye del compromiso. Morante, ya con la muleta, buscó fórmulas para poder sacar algún partido de la situación. El diestro de La Puebla, con quietud, realizó buenos circulares. Morante mantuvo su dominio y logró muletazos ejecutados con arte y calidad. Pero el toro no respondió a todos los buenos deseos de Morante. Necesitó de varios pinchazos y media estocada para liquidar a “Rescoldito”. Sonó un aviso y hubo pitos al toro en el arrastre.
En el segundo d su lote, Morante realizó algunos ajustados capotazos en el primer tercio. Brindó la muerte del astado al escritor Mario Vargas Llosa, que estaba junto a la Preyler en los tendidos. El torero de La Puebla centró bien su faena con la muleta y ejecutó templados naturales, llevando al toro con mimo. Morante lidió este toro sin zapatillas, que abandonó en el albero. Ejecutó buenos muletazos por la derecha y hubo aplausos para la faena del torero. Hizo bellas florituras ante “Postinero”, pero no pudo culminar la faena con la espada. Necesitó de media estocada y varios descabellos.

MANZANARES ESTUVO CERCA DEL PREMIO DE UNA OREJA
En la lidia del primer toro de Manzanares ejecutó buenos lances con la capa. En el tercio de quites, Roca Rey y Manzanares hicieron vibrar a los aficionados. Hubo duelo de chicuelinas. 
Con la muleta, Manzanares luchó con poder frente al morlaco para ofrecer un toreo profundo. Pero el morlaco no estaba para muchos trotes. En uno de los remates, el de Cuvillo se cayó y no se quería levantar. La faena no tiene tirón por la flojedad del toro, a pesar de todos los intentos de Manzanares. Mató de estocada efectiva. “Blanquito” cayó muerto sin putillas. Hubo aplausos por la voluntad que en todo momento puso el diestro en la lidia.
En el segundo de su lote, Manzanares estuvo a punto de alcanzar un premio. Aunque el toro, “Currillo”, no tuvo en principio una clara embestida. El torero fue valiente y trabajó con firmeza para dominar al morlaco. Manzanares realizó una serie de muletazos templados y bien rematados que tuvo el premio de la música. Con el fondo del pasodoble taurino, Manzanares ofreció una serie de naturales muy ligados y profundos. 
El torero lo tenía en ese momento todo a su favor cuando cogió la espada para matar a “Currillo”. Pero pinchó con metisaca y una estocada desprendida. Hubo un recado desde el palco de clarines y la actuación de Manzanares, a pesar del fallo con el estoque, fue premiada con fuerte ovación.

LA VOLUNTAD Y LOS DESEOS DE ROCA REY
El tercer espada del cartel fue Andrés Roca Rey. Al primero de su lote, el peruano se arrodilló sobre al albero para ejecutar unas comprometidas verónicas. Roca, siempre valiente y decidido, estaba con ganas de demostrar todo el toreo que lleva en el corazón. Con la muleta, el peruano se lució con nuevos lances y remates. El joven torero quiso revolucionar en los quites. Morante brilló con sus verónicas y Roca Rey por gaoneras.
Ya con la muleta, el diestro dio muletazos por la espalda y estuvo dominador y valiente. Realizó  pases con mucho temple. Cuidó al morlaco porque tenía pocas fuerzas y llevó al toro, muchas veces con ligazón y efectividad, metiéndose muy cerca de los pitones. Pero a “Coloroao” se le acabaron las fuerzas y acabó con el cuadro. Mató de firme estocada y fue ovacionado.      
En el sexto, segundo de su lote, Roca Rey  ejecutó unas apretadas verónicas de rodillas. “Flojillo”, en el primer tercio, dio una voltereta y hubo protestas del público y algunas palmitas de tango.  Ya con la franela roja, el torero peruano se encontró con un mal bicho. El de Cuvillo se colaba y era peligroso. Rey puso toda su mejor voluntad para salir lo más airoso del mal trance. Pero el toro se desinfló y tuvo que dar fin a la faena. Mató de pinchazo y estocada. Hubo ovación a la entrega y a los buenos deseos toreros del peruano. 

FICHA DEL FESTEJO:
* Morante de la Puebla, silencio tras aviso en el primero, con pitos al toro en el arrastre;  ovación, con saludos desde el tercio, en el segundo.
* José María Manzanares, palmas en el primero,  y ovación tras aviso en el segundo, con saludo desde el tercio.
* Andrés Roca Rey, ovación, con saludo desde el tercio en el primero, y silencio en el segundo.
Incidencias:
Lleno de no hay billetes. Minuto de silencio por Manolo Cortés, Pepe Ordoñez y el niño Adrián Hinojosa. Saludó en banderillas Rafael Rosa en el segundo de la tarde.
Este primer festejo de la temporada taurina en Sevilla duró más de dos horas y media. Comenzó a las seis y media y finalizó pasadas las nueve de la noche. (Fotos: Toromedia).

No hay comentarios: